Cuando se realizan trabajos de mantenimiento o reencarpetamiento de vialidades, es necesario que los trabajadores estén protegidos con los equipos de seguridad indispensables.

 

Los artículos que previenen a los conductores son los primeros que debemos considerar, estos son conos de señalamiento, trafitambos y chalecos para tráfico. Estos tres productos son de color naranja y deben contar con cintas reflejantes para volverse más visibles.

 

Durante la obra, los trafitambos deben colocarse al menos a tres metros de distancia del lugar de trabajo para que los conductores comiencen a disminuir la velocidad y no tengan accidente.

 

Los trafitambos tienen un peso aproximado de 4 kilos, por lo que son fáciles de mover y colocar. Tienen una altura de poco más de 1 metro y puede colocarse material en su interior para fijarlos más.

 

Los conos de señalamiento son auxiliares y también ayuda a indicar una salida o un camino. Son más pequeños y por lo tanto más fáciles de maniobrar alrededor de la obra.

 

Por su parte, los chalecos siempre deben ser portados por los trabajadores pues al estar en constante movimiento pueden “camuflajearse” y llegar a no ser visibles, lo que podría terminar en un accidente.